Una serie sorprendente: Death Note

Esta serie de anime, básicamente dibujos japoneses, fue lanzada en 2003. Se basa en un manga y consta de 37 episodios de unos 22 minutos cada uno y ahora mismo la podemos disfrutar en Netflix (ahí pude descubrirla).

La historia es muy sencilla, existe un cuaderno, el Death Note, con el que se puede matar a quien se quiera conociendo tan solo su nombre y su cara, incluso puedes elegir la forma en la que muere si también la escribes. Esta es la premisa pero, como no podría ser de otra manera, la trama se complica bastante. Este cuaderno cae en manos de un brillante estudiante, Light Yagami. Al conocer los poderes de este cuaderno no duda en tratar de crear un mundo mejor sin criminales. En contraposición de Light aparecerá un misterioso detective llamado L, que se encarga de resolver crímenes por todo el mundo. Estos dos personajes proporcionarán una lucha de poder entre ambos en la que miden su inteligencia y dan lugar a diferentes y giros y jugadas maestras. Aparte de estos dos personajes principales y algún otro que aparecerá durante la serie, cobra bastante importancia la figura del shinigami, arraigado en la cultura popular japonesa como dioses de la muerte. En la serie el shinigami es el verdadero portador del cuaderno y cuando lo deja caer a la tierra se le aparece a la persona que lo encuentra. Además, irá ayudando al portador, tanto explicándole su funcionamiento como en su “misión purificadora”. De la serie es mejor no saber nada más ya que merece la pena sorprenderse viéndola.

La obra tuvo tal éxito que se hicieron tres películas en imagen real, la primera en 2006, obteniendo un gran éxito en Japón, la segunda en 2009 basada en el manga original y la tercera de 2017 lanzada por Netflix. También desencadenó en dos novelas, varios libros suplementarios, entre ellos alguna precuela con L como protagonista y un personaje al que hace referencia en Death Note y se crearon varios videojuegos para la Nintendo DS.

En torno a esta obra ha habido bastante controversia, ya que han ocurrido diferentes altercados. En ciudades de China se prohibió Death Note ya que alumnos de colegios creaban cuadernos iguales que los de la serie y anotaban nombres de compañeros y profesores. En otros países se repitió este acto, incluso en Bélgica se llegó a encontrar junto a un cadáver unas notas con frases relativas a la serie y en Rusia una adolescente se suicidó y se relacionó con la serie ya que tenia diferentes libros de Death Note y los padres llegaron a contactar con Putin para prohibirla.

En el apartado de curiosidades, lo que más llama la atención es que el creador del manga, al igual que el personaje de L es un misterio ya que nadie conoce la verdadera identidad de Tsugumi Ohba. Hay muchas más curiosidades acerca de los personajes y la historia pero tendré que morderme la lengua para no destripar la serie, que merece mucho la pena ver y cada capítulo se hace corto. (no dejo el trailer porque considero que se ve más de lo necesario para engancharse a la serie y pierde la frescura al visionarla)

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *