El testamento artístico de un genio con alma torturada

Hoy, 21 de septiembre se cumplen 25 años del último disco de Nirvana, “In Utero”, el último trabajo del grupo de Seattle. Supuso un cambio radical respecto al anterior trabajo, “Nevermind”, y no consiguió el mismo éxito, aunque vendió más de 15 millones de copias y llegó al número uno en el Top 100 del Billboard en el 93.

“In Utero” se grabó en tan solo dos semanas, en sesiones maratonianas y se decidió por un sonido diferente al anterior, conteniendo la ira desatada en “Nevermind” y volviendo a sus inicios más alternativos.

Entre sus canciones más destacadas figuran “Heart-Shaped Box”, sobre todo por un videoclip surrealista, en la que aparecen conceptos diferentes a los acostumbrados por la banda, como un anciano, una cruz cristiana o una niña vestida como los miembros del KKK. Por este vídeo lograrían dos MTV Video Music Award en el 94, por la dirección de arte y por mejor vídeo alternativo. También destacan la polémica “Rape Me” (el título lo dice todo, incluso llegó a ser cambiada por “Waif Me”) y “All Apologies”, la cual dedicó a su mujer, Courtney Love y a su hija Frances Bean.

Otra mención merece la portada del disco. En ella aparece una mujer con alas de ángel y las vísceras a la vista. Con esa imagen, Kurt quería representar el nacimiento y la muerte. Cuanto menos curioso que ésta fuera la portada de su última obra, el testamento artístico de un genio con alma torturada.

En los créditos del disco se puede leer entre los agradecimientos el nombre de Quentin Tarantino, y la pregunta es obvia, ¿qué hace el nombre del director ahí? Pues resulta que haciendo el casting para “Pulp Fiction”, Quentin pensó en Kurt Cobain para interpretar al camello de Vincent Vega (John Travolta para los despistados), ese mismo que se encarga de clavar en el esternón la jeringuilla con adrenalina a Mia Wallace ( Uma Thurman), la mujer del jefe de Vince, a la que tiene que acompañar en una cita inolvidable por varios motivos (la cena en el Jack Rabbit Slim, el chiste de Mia, el baile, el momento en casa de ella…).

Finalmente, el actor que interpretó al camello de Vincent fue Eric Stoltz.

Se comenta que Kurt era un devoto fanático del director y se emocionó muchísimo cuando recibió el guión, según comentó en cierta ocasión Courtney Love. Por desgracia, por sus adicciones, no pudo aceptar el papel. Finalmente Kurt falleció en abril del 94, un mes antes de que se estrenara la película. Una auténtica pena que el deseo de ambos artistas no llegara a plasmarse en esta comedia negra que forma parte de la historia del cine. Si de por sí la cinta está rodeada de un aura especial con sus múltiples aportes a la cultura popular, añadir la presencia de este icono de los 90 hubiera sido fantástico.

Y para acabar, dejo un temazo del “In Utero”, la versión acústica del “All Apologies”

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *